Qué es el virus boca, mano, pie y por qué debería preocuparte

Virus boca mano pie en niños

Si en tu familia hay niños pequeños, deberías de tener cuidado con el virus boca mano pie.

Cada cierto tiempo, se propaga alguna enfermedad en guarderías y escuelas infantiles que asusta un poco a los padres. Una de las más desconocidas es el virus boca, mano, pie.

Este suele producirse entre los más pequeños y es bastante preocupante en cuanto a sus secuelas físicas. Pero en realidad no es tan peligroso como pudiera parecer en principio. Sea como fuere, es mejor conocerlo y saber detectarlo a tiempo para evitar que vaya a mayores.

Pero antes de continuar, queremos ser muy claros. No es un virus excesivamente peligroso, pero hay que atajarlo cuanto antes. Así que una detección temprana es el mejor tratamiento, de forma que puedas llevar al pequeño bien pronto a su médico de cabecera y que diagnostique al pequeño para que mejore en pocos días.

Virus boca mano pie qué es

En qué consiste el virus boca, mano, pie

Seguramente te estarás preguntando en qué consiste esta enfermedad.

Es muy sencillo:es un virus que afecta generalmente a niños de menos de cinco años que no han desarrollado inmunidad contra su infección. Se conoce por sus siglas en inglés, HFMD, y suele provocar cierta alarma entre madres y padres porque su capacidad contagiosa es muy elevada.

No obstante, hay que avisar que los adultos y los jóvenes también podemos vernos contagiados si no hemos desarrollado la inmunidad. Esto es muy poco habitual.

El caso es que el momento de mayor peligro de contagio es durante la primera semana en que aparece, tiempo en el que habrá que tomar medidas urgentes. La primera es evitar el contacto con los fluidos corporales del afectado, ya que ese es el medio por el que se propaga el virus.

Virus boca mano pie fotos

¿Cómo detectar el virus boca, mano, pie? Síntomas evidentes en niños

Un aspecto que podemos considerar como positivo de esta enfermedad es que los síntomas del virus son muy evidentes. De modo que detectarlo a tiempo y tomar medidas es relativamente sencillo.

Esta afección suele presentarse principalmente en las temporadas cálidas del verano, la primavera y el otoño, y aunque sus síntomas pueden parecer muy alarmantes, no son demasiado peligrosos si se toman medidas, pero sí bastante llamativos físicamente:

  • El niño presentará fiebre y falta de apetito.
  • Es muy normal que le duela la garganta y tenga una gran sensación de malestar generalizado.
  • Aparecen llagas en la boca que resultan bastante dolorosas.
  • También aparece un sarpullido rojizo en los pies, en las rodillas, en las palmas de las manos, en los codos, el área genital y las nalgas, de ahí que cause cierta alarma.

Obviamente, no es de agrado de nadie ver a un niño con un sarpullido rojizo por todo el cuerpo. No es extraño que algunas personas se alarmen ante esta situación, por eso consideramos importante que se sepa.

Así que, si observas que aparecen puntitos rojos por el cuerpo de tu pequeño, principalmente en la boca, las manos y los pies, de ahí su nombre, comienza a tomar medidas y acude a su médico de cabecera o pediatra cuanto antes.

También es bastante significativo del virus que no aparezcan todos los síntomas juntos. Por lo general, hacen acto de presencia de forma progresiva, por fases. De hecho, algunas personas que han sido infectadas podrían no presentar ni un solo síntoma, y, aun así, ser capaces de contagiar a otras con la enfermedad.

Virus boca mano pie

Cómo tratar y curar el virus boca, mano, pie en niños

Por fortuna, esta no es una enfermedad demasiado grave, simplemente algo espectacular por cuanto afecta físicamente al niño. Por ello, el médico de cabecera sabe perfectamente cómo ha de actuar. Generalmente, recetará un tratamiento suave que hará que el virus remita en un plazo de una semana o 10 días como máximo.

En estos casos, el médico suele tratar la enfermedad a base de ibuprofeno, que reduce la fiebre y el dolor. También un antitérmico junto con agua, de forma que el cuerpo esté siempre hidratado.

No obstante, no todos los casos son iguales. Podría aparecer la enfermedad acompañada de meningitis viral. Esta se suele presentar con somnolencia y rigidez en la zona del cuello como síntomas. Si es así, el tratamiento variará y es posible que el niño necesite unos días de hospitalización, aunque el virus remite también con facilidad.

 

La prevención, el mejor remedio

La prevención es el mejor remedio para todo, y en cuestión de enfermedad, es muy eficaz. Sin embargo, en este caso resulta especialmente complejo, ya que es muy infeccioso. Aun así, se pueden tomar ciertas medidas:

  1. La correcta higiene del niño y en casa es básica.
  2. El chico y las personas de su entorno se deben lavar las manos varias veces al día durante al menos 20 segundos por lavado.
  3. Si sabemos de alguien con el virus, se deben evitar besos, abrazos o compartir cualquier cosa, como vasos, cubiertos, juguetes, etc.
  4. Se debe cambiar el pañal muy a menudo si todavía lo usa el pequeño.
  5. No se deben tocar los ojos, boca o nariz si previamente no se ha hecho un buen lavado de manos.
  6. Si alguien con el virus ha tocado alguna superficie, hay que lavarla bien y a conciencia.

Observamos que el virus boca, mano, pie no es demasiado peligroso, pero sí altamente contagioso. De hecho, un estornudo o una tos, o incluso un inocente abrazo, pueden ser fuente de transmisión. Por suerte, su tratamiento y cura son sencillos, aunque con una buena prevención, hay posibilidades de que el niño no tenga que pasar por el mal trago.

 


 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.