5 Trucos Fáciles Para Cuidar Tus Prendas De Cuero Natural

No dejes que tus prendas de cuero se estropeen

Portada del post Cómo cuidar prendas de cuero natural en donde aparece un bolso de cuero

Te has gastado mucho dinero en una prenda de cuero que no podías dejar pasar.

O quizá ya la tenías desde hace años por casa dando vueltas.

El caso es que quieres que te dure lo máximo posible.

Cómo conseguirlo?

No te preocupes. Si apuntas estas claves para cuidar tus prendas de cuero natural, vas a tener un material de calidad en perfecto estado siempre.

Aviso:

Ni se te ocurra tratar al cuero natural de la misma manera que al sintético. Al natural hay que mimarlo y logar que tenga siempre un buen guardado y mantenimiento. Siempre y cuando queramos que luzca por más años.

 

Cómo son las prendas de cuero?

El cuero es un material animal que es tratado por medio del curtido de su piel.

Este se trata de un proceso químico que elimina impurezas, pelo y grasa, así como cualquier cosa que pudiera descomponerla.

Pasada la fase del curtido, se tiñe y se añaden tratamientos diversos si fueran necesarios para su uso final. De esta forma, la piel es muy flexible, y su utilidad es enorme, ya que se usa para todas las facetas de la vida. Desde el diseño de moda hasta la elaboración de mobiliario, artículos de decoración, caza, útiles, etc.

Sin embargo, por más tratamientos que tenga, no deja de ser cuero natural. Quiere decir que necesita un cuidado especial.

Es fantástico porque su tacto y su estética son únicos, pero hay saber cómo conservarlo para que nunca pierda su brillo.

 

Tips rápidos para el cuidado del cuero

Antes de entrar de lleno con las claves básicas de su cuidado, anota estos tips rápidos sobre el cuidado del cuero:

  • Si vas a limpiar prendas o accesorios diversos pero que conjuntan, recuerda que se han de tratar todos a la vez y de la misma forma para que no varíen sus tonos e intensidades cromáticas.
  • El uso diario y prolongado puede deteriorar el material, por lo que no es mala idea tener varios objetos similares y alternar su utilización. Por ejemplo, varias chaquetas, o diversos cinturones, etc.
  • Sigue siempre al pie de la letra las instrucciones del fabricante.
  • Utiliza perchas para su guardado.
  • Rellena las prendas, principalmente el calzado, y guarda todo en su estado normal, de forma que no se deforme.
  • Procura no poner nunca nada sobre una pieza de cuero guardada.
  • No uses jabones de limpieza común para las prendas de cuero.
  • No pongas adhesivos sobre una pieza de cuero, o nada que contenga pegamentos y sustancias parecidas, ya que deterioran mucho la piel.
  • Intenta que tus cremas, perfumes y lociones no entren en contacto con el cuero natural.

 

Claves para cuidar prendas de cuero natural

Y ahora ya sí, anota estas claves para cuidar prendas de cuero natural de forma que el material esté siempre en perfecto estado. ¡Verás cómo tus ropas y objetos cobran brillo y nueva vida!

 

– Mantén el cuero siempre hidratado

Hidratar el cuero natural es básico para su bienestar. Hoy en día se venden acondicionadores específicos para evitar que se desquebraje el material. Estos productos están perfectamente formulados para ello.

No obstante, si no quieres invertir en productos de hidratación para cuero, utiliza la crema de manos de toda la vida. Aplícala suavemente con un paño levemente humedecido para lograr un efecto homogéneo y rejuvenecedor.

 

– Limpiado periódico del cuero

Como mínimo una vez por año debes limpiar tus prendas de cuero. Es importante que previamente retires el polvo y suciedad con un paño seco. Luego, aplica una crema especial para pieles naturales o utiliza algún remedio casero que conozcas.

Por ejemplo, con un paño humedecido en una mezcla de dos partes de aceite de linaza y una de vinagre blanco puedes obtener grandes beneficios. No olvides secar después con un trapito seco y luego al natural para que el proceso acaba satisfactoriamente.

Así evitas que el cuero se resquebraje y que la mugre haga estragos en él. No te olvides de ser metódica y hacer este proceso una vez al año o incluso cada 6 meses. Tus prendas lo agradecerán, y tú también.

 

– Secado natural

Si el cuero se ensucia, o si se moja, o incluso se le has hecho algún tratamiento, recuerda que el secado final se ha de hacer de forma natural sin fuentes de calor directo. Tras una aplicación de crema humedecida, puedes pasar un paño seco y luego dejarlo en una estancia libre de humedades para que quede perfecto y no se modifique su estructura química.

 

– Fuera plásticos

Las bolsas plásticas, tan útiles para otras prendas de materiales diversos, no lo son para el cuero. El contacto impide que la piel respire, y al ser natural, podría generar moho. Así que tienes que buscar un espacio bien ventilado en tu armario donde no roce con este producto, y a ser posible, que no se toque con nada, especialmente aquello que lo pueda dañar.

 

– Cepillado del cuero

Otra buena idea es el cepillado. Dependiendo del tipo de piel, pero especialmente con la de nobuk o ante, por ejemplo, que es muy cómoda y agradable al tacto por su superficie sedosa, es buena idea cepillar, ya que sirve para protegerlo de la suciedad.

Estos materiales son sensibles a la luz. Así que, con mucho cuidado y tacto, y con movimientos circulares y repetitivos, puedes dejar el cuero totalmente liso y en perfecto estado de revista con un cepillado periódico o antes de vestirlo o usarlo.

 


 

Recuerda que el cuero es un material muy elegante, pero también muy sensible. Es decir, que es importante que sigas al pie de la letra estas recomendaciones y las que te haga el fabricante. De esa forma tendrás siempre a tu lado prendas espectaculares que lucirán cada día como su fuesen nuevas y las acabases de estrenar.

 

Enmicasalomejor no se hace responsable de cómo el lector haga uso de esta información. El anterior texto es puramente informativo.

 

Comparte este artículo para ayudar a tus amigos/as!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.